No han muerto, han sido asesinadas.

Dicen los diarios que una niña de 17 meses “ha muerto” tras ser arrojada por la ventana. En lo que va de año, 29 días, “han muerto” siete mujeres, según la información recogida por estos medios.  Leyendo los diarios, mirando los telediarios,  cualquiera no muy docto en el tema  podría pensar que a las mujeres nos da por morirnos, así, ante la más mínima provocación, como quien ejecuta una venganza abandonándose a su muerte. “Han muerto”… plácidamente, como si nada tuvieran que ver las puñaladas, los cortes, los golpes, los disparos. “Han muerto”…. al margen de la sangre, los gritos, las miradas de terror, el pánico…. “Han muerto”, sentencian.

images
Una supone que aquellas y aquellos que se dedican al bello arte de la palabra,  que aquellos y aquellas encargados de informar a la sociedad  de lo que pasa en las diferentes esferas de la vida, saben que el lenguaje es importante. Al menos, es su herramienta;  y de una profesional, de un profesional del periodismo se espera al menos eso, que conozco las herramientas con las que trabaja, sus combinaciones, lo que oculta y desvela el uso de cada palabra.  Por eso suponemos que una buena periodista, un buen periodista, conoce la diferencia entre “morir” y “asesinar”, y suponemos que sabe, que “morir” es “llegar al término de la ida” y  que cuando una mujer es torturada, golpeada, acaudillada o tiroteada,  su vida no llega a término, se la terminan. Es asesinada.  

Omitir que las mujeres son asesinadas  es encubrir la causa eficiente de la muerte, es ocultar la tortura, el miedo, el presente continuo de amenazas, humillaciones, golpes, insultos, vejaciones que soportan  las  mujeres que sufren violencia por parte de sus parejas o exparejas. Omitir que las mujeres son asesinadas por sus parejas o exparejas, es perpetuar un sistema que mira hacia otro lado, que minimiza riesgos, que perpetua instituciones que mantienen la desigualdad, que legitima el desequilibrio de poder,   que muestra indiferencia ante la primera causa de muerte de las mujeres en el mundo.   Vuestra insistencia en utilizar estratagemas lingüísticas para ocultar los delitos, los asesinatos, os hace cómplices de un sistema que invisibiliza la violencia hacia las mujeres, la tortura, la muerte y el dolor.

Gracias, por último, a las profesionales y los profesionales que han entendido la importancia del lenguaje, que luchan en sus medios por incluirnos, por nombrarnos, por llamar a las cosas por su nombre.

 

Poesía o Barbarie

Hoy a las 20.00 de la tarde, estaré en el Teatro del Pueblo de Lavapiés, presentando mi poemario Pájaros en la Cabeza. Compartiré cartel con Victor Coyote, Rafael Carvajal, María López Morales y Jonathan Teuma (Yanito).

12548890_911778198929659_8978563727454239821_n

En la página web de Masquepalabras encontraréis toda la información sobre el evento.

Os adelanto uno de los pájaros que me acompañarán esta tarde, “Me quiero”. Un me quiero que es a su vez un nos queremos, con libertad, autonomía y autodeterminación.

 

Me quiero.

Me basto así

desnuda, sola, completamente entera.

No hay mitad que me concluya

ni me quiero rellenar.

Me basto así,

llena de rabia y de lucha en mi nombre

y en los nombres que aún no saben decir.

Me parcheas con medidas positivas y de las otras

y yo solo quiero ser sujeta lila actuante

en un mundo sin objetos.

No quiero ser consumible

violable

primable

o tan solo  pensable.

Me basto así,

guionista

activista

protagonista

artifice de mí.

Mujeres y Filosofía.

El sábado asistí a la presentación del  Calendario Filosofers 2016 en La Librería de Mujeres . Una buena ocasión para reflexionar sobre el papel de la mujer en la filosofía y un privilegio hacerlo con filósofas como Ana de Miguel Álvarez, Alicia Puleo, Concha Roldán, Esperanza Rodríguez y el filósofo Txetxu Ausín.

FullSizeRender¿Somos visibles las mujeres en la filosofía? Después de cinco años de carrera, cursos de doctorado y un master en filosofía, la única autora que saltó las barreras del androcentrismo y la misoginia de nuestra testosteronada tradición filosófica fue Hannah Arendt. Diez años de academia, una autora. Las filósofas han sido exiliadas, a veces con sigilo, otras con descaro absoluto, de la historia de la filosofía. «Este no es vuestro territorio», nos exhorta el patriarcado. Recordaba Alicia Puleo que la Filosofía ha sido una madrastra para las mujeres, ha contribuido a legitimar y justificar un orden excluyente de subordinación, y esto, desde sus orígenes griegos. Una no puede más que reconocer la deuda innegable que tenemos con  pensadores como Aristóteles,  Platón, Kant, Nietzsche, Schopenhauer…. Pero ¿y su deuda con la mitad de la humanidad? ¿Vamos a permitir que siga silenciada?

«Si la filosofía es interpretación del mundo, eliminar a la mitad de la humanidad de su comprensión e interpretación, supone, como mínimo un sesgo». El calendario, decía Alicia Puleo, es una política de reconocimiento a nuestra genealogía, un reconocimiento de nuestra tradición, «porque tenemos un pasado y podemosdialogar con él». Lo que se nos está negando es nuestra genealogía, se nos condena a una orfandad intelectual, se nos niegan sistemáticamente nuestras referentes, nuestra conceptualización del mundo. Y eso es negárnoslo todo.

Ana de Miguel remarca  la importancia de la genealogía feminista. En la presentación de su libro Neoliberalismo sexual hacía suyas las palabras de Newton  «si he logrado ver más lejos, ha sido porque he subido a hombros de gigantes», gigantes y gigantas, en su caso. Los gigantes los conocemos. Ahora es el momento de recuperar a nuestras  gigantas para poder mirar más lejos, para  poder elevarnos por encima de la injusticia, la desigualdad,  la opresión y la violencia.

La Filosofía, en manos (cabezas) del pensamiento patriarcal, ha sido una madrastra para las mujeres. De sus propias incongruencias y traiciones, de sus grietas Ilustradas, pudo surgir esa madre intelectual que dio cabida a la otra mitad de la humanidad, la silenciada, la ocultada, la interminablemente postpuesta. Surge la teoría crítica Feminista, tan molesta como imprescindible, la única capaz de devorar a la madrastra que fue incapaz de abortarla. Y lo intentó, sin ley de plazos. Esta nueva madre, propone nuevos ideales regulativos que permiten crear una sociedad más justa, una sociedad que no quiera construirse (como lo hicieron nuestras actuales democracias) sobre la sumisión y subordinación de la mitad de la humanidad.

Tener activada la capacidad crítica feminista es fundamental para desactivar el patriarcado, pues como decía en la presentación Ana de Miguel, el patriarcado tiene un enorme poder para «ponernos en nuestro sitio» y ese sitio es, las afueras del pensamiento.

Recordaba Txetxu Ausin la importancia que tiene la teoría crítica feminista en cuestiones éticas y morales. En efecto, el feminismo, en tanto teoría crítica, propone horizontes regulativos mas justos para todos y para todas, pone sobre la mesa asuntos fundamentales como la sostenibilidad de la vida, la ecología, poder, la violencia, la mercantilización de los cuerpos y la vida íntima…. En estos tiempos de sentencia a muerte de la Filosofía por parte de las políticas de mercantilización de las enseñanzas, la Filosofía será Feminista, o no será.

Marcas de alegría

Llevo cuarenta años sometiendo a mi rostro a  intensas jornadas de risas,  muecaIMG_1702s, exclamaciones, gestos de ira y algún  que otro llanto. Hace poco he descubierto que los Centros de Homologación Patriarcal  en que se han erigido algunas clínicas estéticas, han  decidido bautizar las arrugas de la comisura de los labios  como “marcas de amargura”.  Como una maldición bíblica,  he sentido el peso de cada palabra. Casi duelen más que las agujas atestadas de bacterias que introducen en  los pliegues.  Me miro en el espejo y no puedo más que aplaudir la estrategia.  Porque podrían ser sinceros, podrían llamarlas “marcas de alegría”, “marcas de felicidad”, “marcas de vida”.  Pero,   ¿quién querría eliminar sus marcas de alegría?   Sólo aquellas a las que la homologación les parezca más interesante que los mensajes de amor que cada día podemos lanzarnos al espejo: “Reconozco que he vivido. Alegre, incluso”.